VOS SOS BIENVENIDO ?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La política, si bien toma su nombre del término griego politikós (ciudadano, civil, relativo a la ciudad a la polis), existe desde los inicios de la organización humana y no se encuentra circunscripta inicamente a instituciones democráticas o gubernamentales. Los métodos por medio de los cuales una postura política busca sumar adeptos a su causa tambiénson variados y han ido mutando a lo largo del tiempo, dando cuenta de ello algunos de los siguientes ejemplos de campañas políticas: el esfuerzo para ejecutar o desterrar de Atenas a Sócrates en el Siglo V a. C., el levantamiento de la nobleza contra Juan I de Inglaterra en el Siglo XIII, o la puja para desbancar a Michael Eisner de la dirección de la Walt Disney Company.

Dentro de lo que se entiende como campaña política moderna, se considera como primer caso a la que llevó a cabo el primer ministro británico William Gladstone, entre 1876 y los 1880. Esta campaña (conocida como la Campaña de Midlothian, por la ciudad escocesa) consistió en una serie de discursos, algunos de más de cinco horas, sobre la política exterior británica en relación a las atrocidades que cometía el Imperio otomano contra los búlgaros.1

En referencia a casos nacionales es preciso mencionar como un ejemplo meritorio de análisis a las campañas electorales del Partido Justicialista durante el primer y segundo gobierno de Perón, tanto por su masividad e invasiva persistencia en los medios de comunicación de la época como por su altísimo contenido gráfico y visual. A mi entender, desde esa instancia y hasta la actualidad, esta modalidad de campaña política en la Argentina se ha ido exacerbando mientras acompaña el proceso global de intensificación de la presencia publicitaria en la vida cotidiana de las personas gracias al crecimiento desmesurado de los mass media.

La invasión publicitaria en las grandes urbes, de la cual las campañas electorales no son más que un caso intensivo, no puede menguar o se moderada sin una legislación que lo determine ni organismos que desempeñen efectivamente la función de hacer cumplir la ley correspondiente. A quienes no tenemos acceso directo al aparato legislativo la tarea de discutir o contraatacar al aparato propagandístico pareciera quedarnos relegada al plano de lo imposible. Considero, sin embargo, que “ContraPROpuesta” funciona a modo de ejemplo puntual de una modalidad de apropiación, distorsión y reelaboración de los mensajes publicitarios que es viable de ser efectuada por cualquier ciudadano con interés en ello.

Por otro lado, y abocándonos a lo particular de esta intervención urbana, cabe aclarar las razones puntuales para trabajar en expresa crítica al PRO, liderado por el actual jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires Mauricio Macri. En una primera instancia, y sin realizar ninguna verificación desde datos estadísticos reales, basta con realizar una breve recorrida por la ciudad para notar como particularmente dicho partido ha empapelado la vía pública con su propuesta, superando en amplio número a los partidos opositores incluso a aquellos que cuentan con el apoyo del actual gobierno nacional. La gráfica macrista destaca a su vez por poseer un mensaje con mayor incidencia de las formas publicitarias empresariales, no sólo en la composición de su formas y paleta de colores sino también en lo ambiguo e intrigante de sus textos, así como en lo descaradamente contrarios que son a las acciones tomadas por el dirigente durante su presente gestión. El caso de estudio más claro es el de la primer parte de la campaña 2011 con su conocido eslogan “VOS SOS BIENVENIDO” y una serie de afiches que nos presentan distintos estereotipos de ciudadanos porteños a los que Mauricio Macri desea dar la bienvenida. De más está decir que trabajar desde los estereotipos genera personajes porteños burdos y exagerados que escasamente dan cuenta de lo amplia y variada de la población rioplatense, sino que ha su vez el mensaje pareciera aclararnos que hay determinadas personas que están admitidas dentro del perfil de ciudadano que el candidato desea para la ciudad, quedando expresamente excluidos todos los otros situados por fuera del rango establecido. Un segundo metamensaje que vale la pena destacar dentro de este claro eslogan de exclusión, es aquel en el que Macri pareciera investirse a si mismo con la autoridad necesaria para dar la bienvenida a una ciudad que entiende le pertenece. En lo personal, y como ciudadana nacida y criada en la Ciudad de Buenos Aires desde hace 25 años, no termino de entender que tipo de bienvenida considera tiene el derecho de darme, en tanto y en cuanto, es el pueblo elector el que debe juzgar y decidir si el candidato merece nuestra admisión como jefe de la gobernación.

Finalmente, parecería hasta irónica la frase elegida si recordamos que en el último gobierno la Ciudad de Buenos Aires ha vivido la mayor cantidad de desalojos e intentos de privatización del espacio público de los últimos 20 años, los cuales tiene como objetivo denunciar el presente proyecto.

Visitá las distintas subsecciones para enterarte de los casos epecíficos a los que se hace referencia.

(1)http://es.wikipedia.org/wiki/Campa%C3%B1a_pol%C3%ADtica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s